COMO ELEGIR LAS QUILLAS

30 de August del 2016

Las quillas de una tabla de surf, son un elemento mucho más importante de lo que pueda parecer a primera vista, dicen que puede significar cerca del 40% de las prestaciones de una tabla de surf, William “Stretch” Riedel (uno de los shapers más innovadores y reputados) comenta que una vez la tabla sale al planeo, las quillas suponen alrededor del 50% de la superficie mojada.
Hay quien compara las quillas de una tabla con las ruedas de un coche y creo que a todos nos es fácil imaginar que un fórmula 1 con las ruedas de un Seat Panda, se vería muy mermado en cuanto a sus prestaciones, al igual que tampoco tendría mucho sentido lo contrario, ponerle al Panda las ruedas de un F1.
Hay tres características principales a tener en cuenta a la hora de elegir las quillas para una tabla de surf:

Forma (template), que está definida por el área, la inclinación, la longitud en altura y la anchura de la base.

Perfil (foil), es la forma de la sección transversal de la quilla, en especial la cara interna de las quillas laterales 

Flexión: las propiedades de flexión de una quilla dependen básicamente de dos factores, su forma y el material con el que está construida.

Por supuesto hay otro factor importante, pero que queda al margen del diseño en si mismo de la quilla, que es la configuración que tengamos en la tabla: single fin, twin, thruster, quad y algunas variantes como son el twinzer, bonzer...


FORMA
Una vez vayamos a elegir un set de quillas, el parámetro más visible y por el que empezaremos es la forma y dentro de este empezaremos por la medida; hemos de saber nuestra talla, esta, está principalmente ligada a nuestro peso, pero también en menor medida a nuestra forma de surfear y a lo que pretendemos de nuestra tabla/quillas.

En principio la relación peso/talla sería la siguiente:

Tamaño de quilla     Peso del surfista
XS                           menos de 55 kg
S                                    55-70kg
M                                    65-80kg
L                                     75-90kg
XL                                más de 85kg

Como se ve, los pesos se solapan entre tallas, eso es poque hay surfistas que surfean con más fluidez y surfistas que hacen más fuerza, cuanto menos se apriete contra las quillas, estas pueden ser más pequeñas y si se hace más fuerza, hace falta un poco más de quilla para que aguante.

Además de eso, tú puedes buscar que la tabla se note más suelta, que derrape con facilidad, en ese caso también optaríamos por quillas un poco más pequeñas, o por el contrario, quieres una quilla que te de control y seguridad, en este caso, optaríamos por un poco más de tamaño, pero si nos pasamos tanto en un caso como en otro, tendremos una tabla con poco control (quillas demasiado pequeñas) o una tabla que nos cuesta mucho mover, que tiende a encarrilarse (quillas demasiado grandes).

En cuanto a la forma (outline) de la quilla, además del tamaño, tenemos otros tres parámetros, la base, la altura y la inclinación (este último punto no se refiere solamente al ángulo, sino también a cuanto sobresale la punta de la quilla respecto de la vertical del final de la base, "rake")

Una base ancha nos dará mucho “drive” (potencia, aceleración) y una base estrecha hace que la quilla sea más maniobrable.

La altura de la quilla, influye principalmente en el agarre, una quilla más larga es más difícil sacarla del agua, con lo que nos dará más agarre y sustentación, por el contrario, una quilla más corta es más fácil hacerla derrapar.

La inclinación de la quilla determinará el tipo de giro, mientras que una quilla bastante recta es buena para pivotar (giros cortos), una quilla con un ángulo bastante tendido, será mejor para trazar giros largos y mantenidos.

PERFIL
El siguiente factor a tener en cuenta es la sección transversal de la quilla, en concreto la forma de la cara interna de las quillas laterales, este es un punto que mucha gente pasa por alto, pues hasta hace poco, casi todas las quillas laterales tenían la cara interior plana, pero eso ya no es así y todavía menos desde la entrada con fuerza de los quads en estos últimos años.



 En este apartado, podemos diferenciar 4 tipos: plana, inside foil, 80-20 y 50-50
La función de tener una cara interna y una cara externa distintas es conseguir que el agua tenga que discurrir a distinta velocidad por cada lado, como en el lado exterior hay más recorrido, el agua circula a mayor velocidad, lo que genera una fuerza de tracción (como en las alas de los aviones) que genera “lift”, esta fuerza ayuda tanto en la aceleración como en los giros.




Perfil plano: Una cara interior plana, combinada con una cara exterior convexa, ofrece una combinación bastante homogénea en cuanto a las capacidades de giro (pivote) y agarre, un tipo de quilla versátil para gran variedad de condiciones que da sensación de seguridad y control sobre la tabla.

Inside foil: Un perfil más sofisticado con mejores propiedades hidrodinámicas, cara exterior convexa, con un borde de ataque redondeado que transiciona a una cara interior cóncava. Este tipo de perfil aumenta la eficiencia del flujo de agua, aumentando el empuje (lift) y reduciendo el rozamiento, el resultado es una quilla más rápida y que acelera más fácilmente, pero que no da tanta sensación de control como las quillas con cara interior plana.

80/20: Combina las prestaciones de la quilla central y la lateral, es una de las opciones que se usan para quillas traseras en el quad.

50/50: Un perfil simétrico con ambos lados convexos, el flujo de agua es igual por los dos lados, creando estabilidad y control, es lo que se usa en todas las quillas centrales (tanto en configuraciones de varias quillas como en single fin), también puede usarse en las quillas traseras en los quad.



 
     


FLEXIÓN
Cuanto más “rake” tenga la quilla más puede flexar, y todavía más cuanto más fina y alargada sea esa zona que sobresale respecto de la base y todo esto se puede ver aumentado o reducido, dependiendo del material con que esté hecha, pues más importante que la flexión en si misma es como la quilla vuelve a su posición original “spring” pues es esa viveza en el movimento de recuperación de la flexión lo que hará que las quillas nos impulsen y esa propiedad de retorno a la posición original, depende del material utilizado.


CONCLUSIONES
Para resumir, un poco a modo de conclusión:
Generalmente un surfista con más peso, necesita más área para tener suficiente agarre.
Un surfista con pisada muy fuerte, necesita un poco más de quilla de la que se supone para su peso.
Una quilla más pequeña, más recta o más flexible, hará más suelta una tabla que se note un poco dura.
Por el contrario, para dar más control y drive (potencia/velocidad) a una tabla que se nota muy suelta, le pondremos unas quillas más grandes (o simplemente con base más ancha), con más inclinación o más rígidas.
Para que una tabla se note más suave o dócil, le pondremos unas quillas bastante flexibles, por el contrario para que una tabla sea más nerviosa, le pondremos unas quillas más rígidas.
Otra opción que se usa bastante, es en olas pequeñas llevar una quilla central más pequeña que las laterales (la tabla se nota más suelta y tiene más giro), por el contrario en olas grandes, podemos usar una quilla central más grande que las laterales, eso nos dará más control y estabilidad.